Falta homologar en el estado de Veracruz la prohibición de las terapias de conversión


Susana Cruz.


Veracruz, Ver. Falta homologar en el estado de Veracruz la prohibición de las terapias de conversión. Miguel Llinas González, presidente de Soy Humano, acusó que los diputados locales están ocupando más el tiempo en realizar proselitismo que en legislar. También lamentó que en cada temporada electoral los aspirantes a las curules, tomen como bandera las causas LGBT. La iniciativa ya fue presentada en Veracruz, hace dos años por legisladores aliados y activistas LGBTQ+, pero sigue en la congeladora por falta de voluntad política.
“Las terapias de reconversión son muy difíciles de identificar porque se dan en menores de edad y ellos están bajo tutela de los padres. Obviamente los niños no pueden ir a denunciar pero hay casos donde los padres los llevan a tratar de que no sean homosexuales pero es la ignorancia de los grupos conservadores y religiosos”.
La ley que tipifica como delito las terapias de conversión, fue aprobada el 22 de marzo en la Cámara de Diputados, pro debe ser homologada en el Congreso de Veracruz.
Cabe mencionar que por mayoría de votos, diputados avalaron reformar el Código Penal Federal y la Ley General de Salud para castigar con penas de dos a seis años a quien aplique Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género (Ecosig) mejor conocidas como terapias de conversión. Quien lo haga se hará acreedor de una multa de mil a dos mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA).
“Una terapia de conversión es tratar de poner culpa en una persona por ser homosexual. Tratar de relacionar la homosexualidad con algo malo, con que es un castigo divino, con que es pecado. Es una terapia psicológica pero dañina”.
Acusó que se impide a las personas alcanzar la plenitud y terminan deprimiéndose o suicidandose por lo que confió que en Veracruz se haga lo correspondiente.