No debemos ver como algo normal la ola de violencia que se ha presentado.

Danytza Flores .

Veracruz, Ver.- Luego de que el 2022 inició con un recrudecimiento de la violencia en Veracruz, la iglesia católica hace un llamado a la sociedad a trabajar cada quien desde su trinchera para fomentar la cultura de la Paz.

El obispo de Veracruz, Carlos Briseño Arch, pide a la población que no normalizar la ola delictiva y ejecuciones que se ha registrado que se ha registrado en la entidad en los primeros días del 2022.

“Si inicia violento el año, nosotros fomentar la paz; el primer día del año nos hicimos la propuesta de trabajar cada uno desde nuestra propia trinchera: los medios de comunicación, los sacerdotes, los obispos, laicos, en general cada quién trabajar desde nuestras familias en esa cultura de la paz”.

“Entonces yo invitaría a todos que no nos dejemos vencer por el mal, sino venzamos el mal con la fuerza del bien como dice San Pablo”, conmina.

En entrevista, el prelado menciona que más allá de quien o quienes provenga o fomente la violencia, no obstante lo importante es rechazar las manifestaciones de violencia que se den.

El religioso llama al sentido común para discernir entre lo positivo y lo negativo, lo que construye y lo que destruye.

Cabo de año.

Por otro lado, da a conocer a que a unos días de que se cumpla el primer aniversario luctuoso del sacerdote Víctor Manuel Díaz Mendoza, el obispo de Veracruz, informa que la Diócesis conmemorará esa fecha, el 14 de enero con dos eucaristías.

Una de las misas se celebrará a las 08:00 horas en la parroquia de San Pedro y San Pablo, ubicada en el fraccionamiento Costa de Oro de Boca del Río, lugar donde descansan sus cenizas.
La otra misa para pedir por el descanso eterno del padre Víctor Manuel Díaz Mendoza se celebrará en la Catedral de Veracruz a las 7 de la noche de ese mismo día.

Por último, Briseño Arch, destaca que Díaz Mendoza colaboró con él y con sus tres antecesores: José Guadalupe Padilla y Lozano, Luis Gabriel Cuara Méndez y Luis Felipe Gallardo Martín del Campo.

“Se le recuerda con mucho cariño, sobre todo como una persona que apoyó mucho a la Diócesis y estuvo siempre al lado de los obispos, ayudándoles a que todo se desarrollara bien en la Diócesis”, concluye el prelado.

Deja un comentario