En tienda de ropa permiten a “lomitos” refrescarse del calor


Danytza Flores.


Veracruz, Ver.-Una tienda ubicada en la avenida principal de la ciudad de Veracruz se ganó el cariño de los amantes de los animales en los últimos días, ya que durante esta temporada de calor, ha abierto sus puertas a los perritos que viven en la calle para permitirles refrescarse con el aire acondicionado.
Se trata de la sucursal de la tienda de ropa Cuidado con el Perro ubicada en la avenida Independencia del Centro Histórico de la ciudad, que como si hiciera alusión a su nombre, en estos días que se ha dejado sentir la ola de calor, es un espacio de resguardo para los lomitos.
Carlos Daniel Jimarez, empleado de la tienda, aclara que no se trata de una indicación propia de la cadena nacional, pero es un acto de humanidad que fueron adoptando sus compañeros, al ver la aceptación de los clientes con esta acción.
“Por la temporada de calor que está terrible, poco a poco le vamos poniendo su termito de agua, los clientes de repente se acercan y le dan comida y así poco a poco los perritos van agarrando confianza para entrar a la tienda”, detalla.
En la entrada de la tienda pueden verse sus platos con agua fresca durante el día, que se cambia con regularidad, y en los accesos es común en estos días ver a los animalitos recostados sin obstruir los pasillos.
Y aunque pareciera algo nuevo, Carlos Daniel aclara que es una acción que se emprende desde hace varios meses. Todo comenzó con “bolillo”, como bautizaron a un perrito que vive en la calle y que comenzó a visitarlos desde hace ocho meses.
Bolillo está limpio y bien cuidado porque un vecino lo atiende, pero por las tardes, buscando refrescarse, llega hasta la mesa de los pantalones y se recuesta, moviendo la cola cada vez que alguna persona se acerca.
Para los empleados, es una forma de ayudar a los animales que necesitan un refugio temporal ante el intenso calor que se siente en la ciudad, pero al mismo tiempo, sirve de publicidad porque atrae a clientes que sienten empatía con ellos.
“Bolillo es un perrito blanco que viene desde hace ocho meses, viene porque hay un señor que lo cuida en la zona del centro y tuvo la confianza, sintió fresco y ya se metía… Él viene, se mete a la mesa de los pantalones que es donde está más fresco, y se queda un buen rato sin molestar a nadie”.