Cientos de católicos acudieron a la Catedral en Domingo de Ramos en Veracruz.

Danytza Flores

Veracruz, Ver.- Como lo marca la tradición católica, feligreses se concentraron en el zócalo de la ciudad de Veracruz para participar en la tradicional bendición de palmitas.

Fue el Obispo de la Diócesis de Veracruz, Carlos Briseño Arch, quien encabezó esta mañana el Domingo de Ramos con que el mundo católico celebra el inicio de la Semana Santa.

En su mayoría fueron personas adultas y de la tercera edad, los principales asistentes.

“Dios todo poderoso y eterno, santifica con tu bendición estos ramos y a cuantos vamos acompañando a Cristo Rey con cantos, concedemos por medio de él entrar en la Jerusalén del cielo, por los siglos de los siglos”, fueron las palabras del jerarca católico ante los presentes previo a iniciar esta celebración religiosa.
Posteriormente, colocados en forma de vallas los asistentes presenciaron la bendición de las palmas, la fila llegó hasta la entrada de la catedral de Veracruz por el lado de Gutiérrez Zamora.

Los creyentes realizaron la procesión y caminaron por Zamora para incorporarse sobre la avenida Independencia y entrar por la puerta principal de la Catedral de Veracruz.

El obispo de Veracruz Carlos Briseño Arch, recuerda que debe ser un tiempo de reflexión sobre la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo y al mismo tiempo refrendar nuestra fe; además de invitarnos a servir a los demás.

Explica que, en este periodo de Semana Santa, que para algunos son vacaciones, que manejen con cuidado para evitar accidentes.

De la misma manera llama a no caer en excesos porque son dañinos y por el contrario llama un verdadero encuentro entre la familia y los semejantes.

“Que vivan estos días en medio del descanso, pero que vivan esa parte espiritual, que no la olviden, que es precisamente estas vacaciones un momento para descansar en el señor, y no en ese descanso que acabamos más cansados”.

Como es tradición en el exterior de la Catedral y en la mayoría de las Iglesias y Parroquias de la zona conurbada, se pudieron observar decenas de vendedores de palmitas que desde el pasado viernes se encuentran instalados para ofrecer sus productos a la feligresía católica.